Flores Editor y Distribuidor, S.A. de C.V.

Calle Cuauhtémoc No. 1405 Col. Del Gas

C.P. 02950, Alcaldía Azcapotzalco, CDMX

Tels.: (55) 5556-0590 / (55) 5556-7020 / (55) 5355-1108

BUSCAR LIBROS

BUSCAR LIBRO


RESULTADOS DE LA BUSQUEDA
LAS LEYES ESPECIALES FEDERALES EN MAPAS CONCEPTUALES
  • Aarón Hernández López
Los delitos previstos en leyes especiales, la razón de ser, su fundamentación y la problemática para ser considerados como tales. Si se acude a la doctrina del derecho penal español encontramos un antecedente del tema, como sería la ley de propiedad industrial del 16 de mayo de 1902, que establece delitos dentro de su texto, entre otras diversas leyes también consideradas como especiales. Respecto al análisis de los delitos de referencia, se consultó la obra del doctor Víctor Gómez Martín quien en su tesis de doctorado en la Universidad de Barcelona del año 2003 con el tema “Los delitos especiales” menciona que éstos se encuentran divididos en dos clases de delitos; por un lado el concepto simple en el cual se define el tipo penal y se describe una conducta punible a título de autor, con ciertas condiciones especiales que requiere la propia ley, en tanto que los conceptos complejos de delitos especiales incorporan, no solo la descripción del delito expresado en sus definiciones simples, sino además, su propia fundamentación....
Detalles
LAS LEYES ESPECIALES FEDERALES EN MAPAS CONCEPTUALES
  • Aarón Hernández López
Ante la amable petición del destacado maestro Aarón Hernández López para escribir el prólogo para esta nueva obra suya, he aceptado y agradecido tan distinguido honor. Como se sabe, en el teatro griego y latino el prólogo era el discurso previo a la representación para explicarla, incluso, para pedir benevolencia. Así lo refiere doña María Moliner en su Diccionario del Uso del Español. Afortunadamente, la función literaria y contemporánea de un prólogo es muy distinta. Se trata de presentar, en breves líneas precedentes a la obra prologada, algunas ideas y apreciaciones sobre la obra y su autor. Grandes obras han sido prologadas por también grandes personas. Tal es el caso, por ejemplo del prólogo escrito para el Tratado de los delitos y de las penas de Cesare Bonesana Marqués de Beccaria, publicado en 1764 y que prologara en 1957 don Constancio Bernaldo de Quiros....
Detalles
FUNCIONALISMO PENAL Y AUTODETERMINACIÓN PERSONAL
  • Miguel Polaino-Orts
Desde el punto de vista fáctico, delito y pena son idénticos. Ambos consisten en la privación (total o parcial) de un bien. Así, el delito de robo atenta contra el bien “patrimonio”, exactamente igual que la pena de multa; la pena de prisión limita el derecho a la libertad, exactamente como el delito de detención ilegal o de secuestro; la pena de muerte consiste en la privación de una vida ajena, lo mismo que el delito de homicidio, etc. No obstante esta identidad substancial (meramente fáctica), delito y pena tienen una consideración normativa muy diferente: mientras que uno -el delito- es un atentado intolerable contra un derecho fundamental, otra -la pena- es un instrumento imprescindible para la protección de derechos fundamentales del ciudadano o de la Sociedad. ¿Qué es lo que hace que dos privaciones de derechos tengan tan diferente consideración jurídica? La cuestión no es, desde luego, nueva: ya se la han planteado diferentes pensadores a los largo de la Historia. El filósofo alemán Immanuel Kant, por ejemplo, se refiere a esa cuestión, de manera paladina en su obra cumbre Metafísica de las costumbres, donde vincula el concepto de coacción jurídica con la noción misma de Derecho, con lo que al fin y al postre se vinculan jurídicamente dos conceptos aparentemente contradictorios: el Derecho (sinónimo de armonía, de respeto a los bienes y de justicia) y la coacción (sinónimo de violencia, de privación y de poder). En esta obra reúno un puñado de ensayos que, en última instancia, giran en torno a esa misma idea. Y la respuesta que doy ante esa aparente contradicción es la siguiente: delito y pena pueden ser substancialmente idénticos desde el punto de vista fáctico, pero eso es absolutamente indiferente desde el punto de vista jurídico; desde esta óptica, delito y pena se diferencian de raíz porque uno atenta contra el concepto de persona y otro lo “salva”, lo mantiene “a flote”. Como se ve, a mi juicio la clave no se sitúa recién en la idea de Derecho (como pensaría Kant) sino en la misma institución de la persona, en el sentido de persona en Derecho (Rechtsperson), que no sólo es el centro de imputaciones jurídicas, sino un punto de partida insoslayable de toda discusión jurídico-penal. ....
Detalles
ORALIDAD, DERECHOS HUMANOS Y SISTEMAS JURÍDICOS EN EL DEVENIR DE LA GLOBALIZACIÓN
  • Alfonso Rubio Antelis
  • Eduardo Oliva Gómez
contemporáneas sociedades latinoamericanas, ha sufrido una de las más revolucionarias modificaciones a partir de los comportamientos de los mercados multifinancieros, del nuevo orden mundial y de las diversas restructuraciones de los sistemas jurídicos que se vienen acoplando a estos cambios globales. México no ha quedado rezagado de esta transformación, ya que se observa en todos los ordenes económicos, sociales, culturales y jurídicos, una cierta reacción que ha generado diversas expectativas, propuestas e interpretaciones de tipo normativo, sobre todo a partir de la fuerza que ha cobrado la aplicación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, en el desarrollo del control de la convencionalidad, derivada de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, refiriéndonos exactamente al caso Radilla versus México.
Detalles
GUÍA PARA EL ESTUDIO DEL SISTEMA ACUSATORIO EN MÉXICO
  • Erika Bardales Lazcano
El Derecho Procesal Mexicano, a partir de las distintas propuestas de reforma al Sistema Integral de Justicia Penal, ha encontrado un avance doctrinario, que se han visto plasmadas en el Decreto publicado el 18 de junio de 2008 en el Diario Oficial de la Federación, a través de la inclusión de un sistema preponderantemente acusatorio y oral. Comparto la opinión de los principales actores del Poder, en el sentido de establecer como urgente y prioritario, un nuevo modelo de justicia penal con las bases teórico-prácticas actualizadas, que puedan ser eficaces frente a las exigencias sociales. Derivado de la inquietud anterior, tanto en el Instituto Nacional de Ciencias Penales, como en la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, existió la oportunidad de poder contribuir con una idea en la elaboración de este cambio estructural. Una vez nacida esa idea en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ahora nos enfrentamos a una nueva realidad: ¿cómo instaurar esta maquinaria judicial en la práctica forense? Este pequeño libro titulado Introducción al Estudio de la Reforma Penal en México ha hecho un análisis comparativo muy interesante de los sistemas procesales conforme a las nuevas perspectivas que son exigibles en la práctica forense actual, tanto del procedimiento escrito como del sistema oral. El lector encontrará, en estas páginas, las bases teóricas para entender los cambios estructurales del procedimiento penal mexicano. ...
Detalles
DERECHO PENAL MEXICANO
  • Hugo Moisés Valdez Borroel
El presente trabajo pretende dar a conocer una forma diferente de analizar los delitos en particular, considerando la forma tradicional de hacerlo. Esta forma del estudio de las figuras típicas, es aplicando la teoría del delito al delito en particular. Sin embargo, y sin prejuzgar que ahora se encuentra superada por las necesidades de conocimiento y de amplitud, creemos que la forma que ahora se sugiere proporciona otros elementos prácticos de utilidad, que simplemente aplicar dicha teoría del delito, al caso que señala la ley, además de que puede resultar tedioso y hasta aburrido, pues en gran medida se hace repetitivo; por ello se propone esta forma de tratamiento para el estudio de los delitos que aporte más elementos de juicio, que permita tener una visión un poco más amplia que la, esencialmente jurídica, que procura la dogmática jurídico penal.
Detalles
LA FUNCIÓN DE LA SEGURIDAD PÚBLICA EN MÉXICO
  • Romeo Déctor García
La urgencia de avanzar en la consolidación institucional de los sistemas y mecanismos de seguridad esta representada por la crisis de seguridad de al menos los últimos diez años al incrementarse la violencia y la delincuencia en prácticamente toda la geografía nacional; sobre todo en delitos relacionados directa o indirectamente con el narcomenudeo o el narcotráfico como lesiones, homicidios, extorsiones o cobros de derecho de piso. De tal magnitud es la inseguridad que ya desde el año 2000 se hablaba de la necesidad de articular programas, políticas y estrategias. Veamos las palabras de José Natividad González Parás Presidente del Consejo Directivo del Instituto Nacional de Administración Pública A.C. en ocasión de la Clausura del Diplomado en Políticas e Instrumentos de Seguridad Pública: “…porque de pronto la seguridad pública del país se convirtió en una prioridad, por razones de abandono del ejercicio de la responsabilidad por parte del Estado mexicano y también por otros fenómenos como el excesivo crecimiento demográfico, la concentración urbana y las crisis económicas que afectaron a la vida del país” (en Seguridad Pública: una prioridad del Estado mexicano, Serie Praxis No. 115, INAP A.C., México D.F., 2000, p. 15).
Detalles
Flores Editor y Distribuidor S.A de C.V Todos los derechos reservados ©