Flores Editor y Distribuidor, S.A. de C.V.

Calle Cuauhtémoc No. 1405 Col. Del Gas

C.P. 02950, Azcapotzalco, México, D.F.

Tels.: (55) 5556-0590 / (55) 5556-7020 / (55) 5355-1108

BUSCAR LIBROS

BUSCAR LIBRO


RESULTADOS DE LA BUSQUEDA
TEORÍA GENERAL DEL DELITO
  • Mario Alberto González Llanes
La Teoría General del Delito, es la parte de la ciencia penal que explica qué es el delito y las características que debe contener cualquier tipo penal. Con su conocimiento, determinaremos si hay delito o no, en cada caso concreto. El autor analiza el método que sigue la Teoría General del Delito, utilizando la dogmática penal y la política criminal para usar la sistematización y aplicación de razonamiento de las órdenes de la ley y las opiniones científicas en el ámbito del derecho penal. Contempla la tarea de interpretación de la justicia, que hace valer el principio nullum crimen, nulla poena sine lege que prohíbe la arbitrariedad en contra del autor de un delito, misma que im- pide la aplicación inicua del derecho penal, garantizando la seguridad jurídica. La dogmática penal es un instrumento de análisis del de- recho penal que establece construcciones sistemáticas de los diversos contenidos, como si se tratara de dogmas, es decir, de verdades. Se detalla la política criminal que es la función que el Estado adopta para cumplir su función en materia crimi- nal y tiene como objeto primordial la lucha contra el delito para lograr la vida ordenada en comunidad. Obra de gran valía, escrita por una persona dedicada al estudio y práctica penal por muchos años, no debe faltar en el librero del estudioso y penalista.
Detalles
EL ABOGADO MINISTERIO PÚBLICO
  • Mario Alberto González Llanes
La presente investigación tiene como propósito la perspectiva histórico-política sobre el ejercicio de la abogacía del Ministerio Público; pues como más adelante hemos de definir, el Ministerio Público posee una dupla en el ejercicio propio de la abogacía, ejerciendo, por ende, una gemela pero semejante abogacía, ello es así, en virtud de que es abogado de la colectividad, además de ser abogado del Estado. Para complementar la presente área de oportunidad quiero mencionar los siguientes factores: El Ministerio Público ejerce una doble pero compatible abogacía, porque es abogado de la sociedad y porque es abogado del Estado. El antecedente más remoto del Ministerio Público, como institución, quizá lo encontremos en Grecia en la figura del arconte. Como ya se dijo, el Ministerio Público tiene una doble abogacía y ejerce una par pero compatible abogacía porque es abogado de la sociedad y porque es abogado del Estado.
Detalles
SUSTANCIACIÓN DEL PROCEDIMIENTO PENAL ACUSATORIO Y ORAL
  • Ignacio García Bárcenas
La presente obra fue elaborada con la intensión de entender cada una de las etapas y fases del procedimiento penal ACUSATORIO y ORAL, como debe ser, de manera integral, con otras herramientas como lo son, el Protocolo Nacional del Primer Respondiente y la Guía Nacional de cadena de custodia. Hace algunos años me encontré con una publicación que data de 1881, Sustanciación de las causas criminales; en la que se contenían todas las disposiciones de los códigos vigentes y diversas leyes, circulares, reglamentos, bandos, disposiciones y resoluciones de utilidad práctica, tanto en el Distrito Federal como en toda la República Mexicana; con el fin de contar con todas las herramientas necesarias, para llevar un juicio justo. Mi intención es proporcionar de manera similar a dicha obra, las herramientas para aplicar debidamente nuestro Código Nacional de Procedimientos Penales, tomando en consideración la Constitución, la Ley General de Víctimas, el Protocolo Nacional del Primer Respondiente, la Guía Nacional de Cadena de Custodia y algunos Acuerdos del Procurador General de Justicia de la Ciudad de México (como ejemplo), lo ideal es que tomáramos en cuenta todos los Acuerdos que se emitieran en cada uno de los Estados de la República Mexicana que deban estar relacionados con el Código Nacional de Procedimientos Penales; aquí damos un pequeño ejemplo de cómo debemos tomarlos en consideración dependiendo la etapa o fase del procedimiento penal. En diversas clases en las que expliqué el nuevo procedimiento penal, detallando cada una de las etapas y sus fases, me preguntaron: ¿Por qué era tan complicado entenderlo?, muchos no entendían por qué los instructores o maestros no eran claros en sus exposiciones; la realidad es que muchos de los capacitadores se basaron en lo que les enseñaron en diversos cursos de 2008 a 2013, es decir, antes de la entrada en vigor del Código Nacional de Procedimientos Penales, dependiendo sus propias experiencias y cursos tomados, fueron capacitando, sin tener una norma y base concreta, es más, muchos de ellos sólo de manera teórica conocían cómo se lleva a cabo una audiencia de manera oral; quien no ha llevado a la práctica esos conocimientos, no puede transmitir al cien por ciento un conocimiento que también requiere de praxis, maestros que nunca han llevado una audiencia de corte adversarial y oral, no eran los idóneos para transmitirlo.
Detalles
DOGMÁTICA PENAL PARA EL SISTEMA ACUSATORIO
  • Francisco Antonio Lembo Rosales
El derecho regula la conducta y la vida del hombre en sociedad, sin esta herramienta, existente desde las primeras épocas de la humanidad, es imposible que la comunidad humana evolucione dada la naturaleza y el libre albedrío que posee el ser humano. En el transcurso evolutivo e inacabable de la normatividad, las personas cada vez inmersas en un Estado más complejo se han dado sus propias normas de convivencia en todos los aspectos de la vida humana a través de los órganos de Gobierno que en cada Estado resulten competentes para ese fin. Así, existen normas que regulan toda la actividad del hombre en sociedad en materias y rubros tales como: económico, gubernativo, familia, mercantil, laboral, entre varias más. Sin embargo, siempre han existido conductas humanas que dañan más que otras y lastiman gravemente a la sociedad, al ser antisociales y sumamente dañinas a la colectividad y a la paz social y a las que se les ha considerado, seleccionado y llamado en nuestro sistema jurídico mexicano como “delitos” (en otros países y épocas también se les conoce como crímenes). La rama del derecho que estudia las normas que se aplican a este tipo de hechos del hombre es el derecho penal, llamada así porque dada la gravedad de esas conductas, la sanción a estos ilícitos es una “pena” corporal, porque se castiga con la prisión o privación de la libertad del que la infringe. La pena de prisión o de privación de la libertad es la única pena corporal autorizada por nuestra Constitución en su artículo 22, la cual se impone con las condiciones y bajo las circunstancias que la misma ley establece y se aplica por medio del poder judicial al sujeto activo de una conducta delictiva (delincuente).
Detalles
LA IMPORTANCIA DE LA TEORÍA DEL DELITO EN LA TEORÍA DEL CASO
  • Francisco Antonio Lembo Rosales
El nuevo sistema penal acusatorio no obliga a que los litigantes desarrollen sus funciones prescindiendo de la teoría del delito, es un corrillo alejado de la realidad. La teoría del delito, en tanto gramática de lo jurídico-penal, permite precisamente no sólo establecer ese diálogo entre las partes del proceso, sino que, además, fundamenta la decisión judicial. Si diéramos por cierta esa falsa aseveración, habría de preguntarse entonces cuál sería la herramienta comunicacional e interactiva que permitiría a las partes sostener la existencia de un delito o la falta de alguno de los elementos típicos que le definen, o afirmar en el hecho concreto la presencia de alguna causa de exclusión, una atenuante o una calificativa, ante el juez de control en las diversas etapas o, más aún, ante el juez oral. Por el contrario, en la aplicación del sistema penal acusatorio la teoría del delito tendrá, como hasta ahora, un papel determinante. La importancia de la teoría del delito y su necesaria consideración por la llamada “teoría del caso”, es en el nuevo sistema una herramienta imprescindible en la lógica del sistema penal acusatorio, en la actuación del ministerio público y en la defensa. Por ello hoy más que nunca es menester manejar a la perfección el derecho sustantivo penal y las partes generales y en especial del derecho de fondo, porque sin estos conocimientos el aún experto en proceso acusatorio adversarial nada tendría que hacer en la defensa, acusación o resolución de un asunto penal. Así, este trabajo pretende ser una herramienta sustantiva que complemente en el 50% la realización del objeto del nuevo sistema penal, junto con la teoría del delito en general. Demostrar con la investigación que la teoría del delito no se decanta por el sistema oral, más bien se refuerza y adquiere mayor eficacia. Ahora los litigantes, mediante el argumento hablado, deberán hacer ver sus habilidades sobre el dominio de los temas sustantivos que siguen, sin duda, siendo el bastión de esta nueva etapa de justicia, misma que, a partir de junio 2008, cambió todo el paradigma de la manera en que se aplica el derecho penal en juicio. Es verdad, este es un cambio radical que en 100 años no se había dado, pero principalmente fue adjetivo, es decir, en los procedimientos; la teoría del delito, la parte general y la parte especial del derecho penal sustantivo, siguen su desarrollo sustentado en la doctrina que proviene de toda la evolución del derecho penal y que en este estudio revisaremos.
Detalles
PRÁCTICA FORENSE DEL JUICIO ORAL CIVIL Y MERCANTIL 2A. ED.
  • María del Carmen Ayala Escorza
La evolución es un hecho inseparable que acompaña a la humanidad establecida como sociedad, este proceso trae como consecuencia que en la actualidad en nuestro sistema jurídico se implementen adecuaciones y reformas que busquen que la impartición de justicia sea la más útil para la realidad social que vivimos. De las razones que motivan estas reformas encontramos que la principal es que nuestro derecho cumpla con una de sus principales máximas, la cual invoca que la justicia deberá ser pronta, expedita y gratuita. Bajo esta premisa se ha encontrado que la oralidad es el medio idóneo para poder cumplir con dicha condicionante. La búsqueda constante de esta conceptualización de la justicia ha ocasionado que en épocas recientes se hayan hecho reformas significativas en nuestra legislación, lográndose así la implementación de los juicios orales en materia civil y mercantil, estos cambios y transformaciones tienen como fin el posicionar a nuestro país a la vanguardia en cuanto la impartición de justicia, con lo que se sigue la tendencia global que ya impera en otras naciones. En Práctica forense del juicio oral civil y mercantil se realizará un análisis de los procesos orales dentro de distintas culturas como la romana, la germánica o la española, así como la práctica de esta modalidad dentro del derecho canónico y en el México antiguo. Como se verá en esta obra, la oralidad está basada en principios básicos que la rigen, dentro de la oralidad civil y mercantil encontramos características y principios especiales que se analizarán aquí. También se verá por qué los procedimientos orales en nuestro país son considerados como un sistema mixto, y la finalidad que se busca alcanzar con su implementación dentro de nuestro sistema jurídico. Las implementaciones de los procedimientos han traído como consecuencia que el nuevo abogado postulante cuente con los principios básicos para poder debatir, argumentar y dialogar de manera eficiente dentro de los procedimientos orales, y en Práctica forense del juicio oral civil y mercantil se brindan, además de abordar las técnicas de litigación que pueden ser utilizadas durante un procedimiento oral en estas materias. En esta segunda edición se ven reflejadas las últimas reformas y adiciones que el pasado 25 de enero de 2017 se añadieron a nuestro Código de Comercio, en donde se anuncia cuándo entrarán en vigor dichas disposiciones. También se aportan nuevos elementos al contenido como es el juicio ejecutivo mercantil oral, además de complementar la jurisprudencia existente en la anterior edición con otras más que han venido a enriquecer este libro. De igual forma, se analizan todas y cada una de las etapas procesales que integran los procedimientos orales en las materias que nos ocupan, considerando así desde la etapa postulatoria, pasando por las distintas audiencias con que cuentan los procedimientos que son la preliminar y la de juicio y las reglas que las rigen, los incidentes que se pueden derivar del procedimiento y los posibles medios de impugnación. Se cuenta también con un diccionario de plazos y términos que servirá para orientar la cronología procedimental, tanto del juicio ordinario, oral, y juicio ejecutivo mercantil oral, así como del juicio oral civil. Además de un comparativo entre el juicio oral civil y mercantil. Toda obra de práctica forense no puede considerarse completa sin la presentación de modelos prácticos de un juicio oral civil (expediente de acción proforma) y un juicio oral mercantil (expediente de rescisión de contrato), los cuales abarcan desde la etapa postulatoria, pasando por todas y cada una de sus etapas hasta llegar a la audiencia de juicio y su consecuente sentencia definitiva. Para poder acercar a los noveles abogados al manejo de un léxico jurídico correcto, en Práctica forense del juicio oral civil y mercantil, también se brinda un glosario que servirá de guía para alcanzar este fin.
Detalles
Las Audiencias en el Código Nacional de Procedimientos Penales
  • Jesús Iván Robles González
La presente guía la realicé con la intención de que sea un material de ayuda constante para todo abogado litigante, estudiante de derecho, Ministerio Público, juez y todo aquel que quiera conocer todas y cada una de las audiencias existentes en el Código Nacional de Procedimientos Penales. Recordemos que el propio Código hace referencia que en toda intervención del Órgano Jurisdiccional se resolverá a través de audiencias. La forma en que se desarrolla la presente Guía para el abogado. Las audiencias en el Código Nacional de Procedimientos Penales es mediante el desarrollo, análisis y contestación a seis preguntas básicas que todos los abogados, en la praxis, nos hacemos: 1. ¿Quién la podrá solicitar? En donde indicaré quién o quiénes de las partes están facultadas para solicitar la apertura de la audiencia. 2. ¿Cómo se podrá promover? Mencionaré la forma en que se podrá abrir la diligencia, ya sea por escrito o de forma oral. 3. ¿En qué etapa se puede solicitar? La etapa en que se solicitará el comienzo de la diligencia. 4. ¿Ante quién deberá promoverse? Ante quién de los jueces se podrá iniciar, ya sea el juez de control o Tribunal de Enjuiciamiento. 5. ¿Qué argumentar? En un aspecto muy general y sencillo intento explicar qué se podrá o tendrá que argumentar y, en su caso, acreditar al juez. 6. Debemos tomar en consideración. En este punto doy una breve explicación, algún consejo, algún punto que se deberá poner especial cuidado en el desarrollo de la diligencia y su intervención en la misma.
Detalles
Flores Editor y Distribuidor S.A de C.V Todos los derechos reservados ©