Flores Editor y Distribuidor, S.A. de C.V.

Calle Cuauhtémoc No. 1405 Col. Del Gas

C.P. 02950, Azcapotzalco, México, D.F.

Tels.: (55) 5556-0590 / (55) 5556-7020 / (55) 5355-1108

BUSCAR LIBROS

BUSCAR LIBRO


RESULTADOS DE LA BUSQUEDA
MANUAL PRÁCTICO DE LA ETAPA INTERMEDIA DEL DERECHO PENAL ACUSATORIO 3A ED.
  • Faustino Guerrero Posadas
  • Alex Chavez Rojas
-----
Detalles
8. ACUERDOS REPARATORIOS Y SUSPENSIÓN CONDICIONAL DEL PROCESO
  • Manuel Valadez Díaz
---
Detalles
NUEVO PARADIGMA POLICIAL EN EL SISTEMA PENAL ACUSATORIO
  • Cuauhtémoc Vázquez González de la Vega
  • Esteban Gilberto Arcos Cortés
La presente investigación aborda centralmente uno de los temas más sensibles e importantes para lograr la consolidación del sistema penal acusatorio: la función del policía. Sin embargo, no se puede abordar a este sujeto del procedimiento penal sin analizar el tema de la seguridad pública en lo general, pues la justicia penal es un sistema. De nuestra experiencia académica y profesional, podemos constar que hoy día se encuentran disponibles, un sinnúmero de textos en materia jurídica y en específico del nuevo sistema de justicia penal, pero lamentablemente casi es nula la literatura para el policía, sus retos y nuevas responsabilidades. Lo anterior es, en realidad un problema trascendente, pues el policía es la puerta de entrada al sistema de justicia penal, lo que necesariamente es la primera cara del Estado ante la sociedad. En el primer capítulo se estudia la seguridad pública en México, en el mismo se establece que aún no se ha tenido un proceso de reforma integral y democratizador en las instituciones policiales mexicanas (tanto preventivas como investigadoras). El rediseño integral de estas instituciones sigue siendo una de las tareas más rezagadas en el entorno de las reformas de Estado en nuestro país, máxime con la aplicación del nuevo sistema de justicia de corte oral y acusatorio.
Detalles
EL JUICIO DE AMPARO
  • Mónica Guadalupe Arriaga González
El Juicio de Amparo, ha formado parte de la historia de nuestro país, y ha ido evolucionando con nosotros, no se puede pensar en una sociedad mexicana, en la que no exista el Juicio de Amparo, lo que puede apreciarse desde el lenguaje que se empleaba, hasta el tecnicismo y especialización que actualmente impera en el mismo. El desarrollo de este derecho, tampoco puede desvincularse de la historia del Semanario Judicial de la Federación, en cuyos inicios las sentencias y criterios relevantes se transcribían en forma manuscrita, posteriormente impresas y dado el retraso que se daba en las mismas, su contenido se conocía a través de los periódicos, hasta que con los avances tecnológicos su publicación se dio sin interrupción, actualmente puede consultarse por internet, lo que nos lleva a concluir que el mismo Semanario ha ido a la par con los avances tecnológicos. Igualmente, las épocas en que se divide el Semanario, se encuentran relacionadas con grandes cambios sociales y modificaciones que ha sufrido la Constitución, la última la tenemos con las reformas del 10 de junio de 2011, que se tradujeron, en la abrogación de la anterior ley y la promulgación de la Ley de Amparo vigente mediante decreto de fecha 1o. de abril de 2013, las tesis y jurisprudencias publicadas en el Semanario Judicial de la Federación nos enseñan supuestos que incluso se aprecian de forma distinta en las diferentes épocas, un ejemplo lo tenemos con las excepciones de personalidad, que en distintas épocas, han sido cambiantes, puesto que se consideraban actos de imposible reparación susceptibles de invocarse en el Amparo Indirecto, posteriormente se consideró que el estudio debe hacerse conjuntamente con los conceptos de violación que se hagan valer en contra de la Sentencia Definitiva por no ser actos de imposible reparación, que es el criterio que impera actualmente y que al respecto ha sido cambiante en las distintas épocas.
Detalles
LÓGICA DEL DERECHO Y ARGUMENTACIÓN FORENSE
  • Javier Jiménez Martínez
----
Detalles
MANUAL PRÁCTICO DE JUICIO DE AMPARO EN MATERIA PENAL PARA SISTEMA ACUSATORIO
  • José Alberto Ortiz Ruiz
La presente obra es la visión práctica de un penalista en el ejercicio diario como defensor y acusador coadyuvante, tanto en la protección de los derechos del imputado como los de la víctima que ha logrado acumular una diversidad de casos y modelos prácticos de escritos de juicios de amparo que lograron sacar adelante diversos procesos. Mediante una forma clara y objetiva de un litigante el autor realiza críticas, propone soluciones y presenta una diversidad de medios para que el litigante activo en materia penal, el estudiante de derecho y todo aquel estudiante de especialidad y maestría que requiera sumergirse y disfrutar de casos prácticos acordados y relacionados con la jurisprudencia más actualizada, que en estos momentos se encuentra al rojo vivo en los juicios orales, brindará al lector lo que busca, respuestas a sus problemas de percepción y comprensión del juicio de amparo en materia penal, sea como víctima, ofendido, autoridad, o bien como imputado, ejemplificando mediante escritos actualizados y concordados con articulado de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Código Nacional de Procedimientos Penales, Ley de Amparo y los últimos criterios jurisprudenciales seguramente apoyará en resolver las cuestiones más difíciles y novedosas en el procedimiento penal.
Detalles
HACIA UNA TEORÍA DE LA PRUEBA PARA EL JUICIO ORAL PENAL 2A. ED.
  • José Daniel Hidalgo Murillo
Me ha alegrado conocer que, desde la primera edición de este libro, en 2013 y la segunda, en 2018, acogiendo el Código Nacional de Procedimientos Penales, dicha codificación sigue mi criterio relacionado con la prueba que puede ser anulada por ilicitud y/o por ilegalidad (Cfr: art. 97), los criterios de saneamiento (Cfr: art. 99) y convalidación (Cfr: art. 100). Sin embargo, aunque acepta los efectos del acto ilícito que permite anular los actos probatorios que dependen de ese acto (Cfr: art. 101 y 264), no admite el concepto y/o las teorías del “árbol envenenado” ni la contraria de “supresión hipotética”, lo que ahora exige una interpretación que yo había analizado en aquella primera edición. Hoy, doce años despues, nos enfrenta aún a lo desconocido en materia de pruebas aun cuando se haya escrito ya mucho. Por esto, mantengo el título hacia una teoría de la prueba. El Código Nacional de Procedimientos Penales nos enfrenta al vació procesal. Siguió la técnica de “dejar para otra ley” y/o “para un manual próximo”, lo que falta, lo que se entiende cuando se utiliza, en una ley, un glosario de términos. Se escribió con “mentalidad” de un “manual de procedimientos”. Se promulgó dejando en cada institución una serie de vacíos en el procedimiento que exige ahora responder: ¿cómo debe hacerse esto? Se suma a esto una tendencia “enfermiza” de “legislar” a través de Protocolos, Acuerdos y la Jurisprudencia. Desde la prueba un Código de Procedimientos Penales debe ofrecer respuesta a, por lo menos, tres preguntas: ¿Cómo se realiza, durante la investigación, el acto probatorio? ¿Cómo y cuándo se desahoga el acto probatorio? ¿Cómo se valora? Pueden resultar preguntas poco importantes si, a la luz de la Constitución Federal, se trata de datos de prueba que se han de desahogar en la audiencia de juicio oral. El problema es que México asume el desahogo en juicio de la prueba previamente desahogada en la investigación. El problema es que México exige el desahogo previo de la audiencia para cumplir con el “descubrimiento probatorio”. El problema es que, en México, un Juez no puede admitir los datos de prueba en la audiencia intermedia o de preparación del juicio oral sin, de previo, conocer los alcances y resultados de ese dato de prueba. El problema es que, si no se desahoga el dato de prueba, no es posible conocer si contamos con un medio de prueba que, luego, en juicio, pueda ser desahogado. ¡Creo que este libro sigue siendo importante, aunque un inicio, apenas!
Detalles
Flores Editor y Distribuidor S.A de C.V Todos los derechos reservados ©